La Gran Rebelión Judía (66-74 Dc): Táctica y técnica de asedio romano

Judea, una provincia de segunda clase que a partir de la muerte de Herodes fue gobernada directamente por Roma, nunca fue fácil de controlar por la hostilidad de sus habitantes especialmente en lo que atañó a cuestiones religiosas. La distinta forma de ver la cultura y sobretodo la religión entre romanos y judíos, eran de tal magnitud, que tal escollo muchas veces no podía salvarse. Frente a la concepción que tenía el pueblo judío, monoteísta, como el pueblo elegido por Dios para encabezar un supuesto futuro político y espiritual bastante glorioso, chocaba con la realidad tangible que representaba el Imperio Romano, el dominador del mundo por entonces, politeísta, y que tenía a Judea como una de sus innumerables provincias sometidas.

Idiomas: Español

Comparte en las redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Marcos Uyá Esteban

Colaborador en la página arquehistoria.com

Artículos de este autor

¿Quieres recibir nuestro contenido en tu buzón?

Unete a nuestra comunidad y disfruta de nuestro contenido.

Suscríbete